CORONAS

CORONACIÓN 1919

La coronación de la Virgen del Rocío en 1919 fue un gran acontecimiento. La información que hay de la coronación de la Virgen del Rocío era una información muy limitada.

La mayor información estaba en este libro que publicó crónica de la coronación de nuestra señora del Rocío en 1923, Ignacio de Cepeda. Había sido protagonista de la coronación en primera persona junto con su madre doña Juana Soldán y Pérez tuvo el detalle de transcurrido unos cuantos años de la coronación (1923) publicó un libro donde dejó el detalle de los hechos. Pero ese libro lo que hacía era relatarnos los hechos, no nos ayudaba a contextualizar el acontecimiento. Había una descripción hecha desde su prisma de cómo habían acontecido.

De este libro se editaron muy pocas unidades, seguramente este libro fué regalado por Cepeda a sus amigos quizás en la inauguración de su casa en el real que se inauguró en 1923.

No hay prácticamente información ninguna de la coronación de la Virgen del Rocío como relata al principio de este libro de Ignacio Cepeda, durante la coronación relata que no hubo personas que se preocupara especialmente de levantar actas de coger detalles de lo que estaba ocurriendo. 

La hermandad Matriz el único documento que tiene de la coronación es el registro de la autorización que se mandó de Roma en firmada el 8 de septiembre de 1918. La carta que firma el cardenal Almaraz en julio de 1918 solicitando de su puño y letra la coronación de la Virgen del Rocío.

Una persona que sí estudió un poco la coronación es Juan Infante galán, dedicó un capítulo del libro enciclopedia el Rocío a la coronación de la virgen del Rocío. Fue  donde realmente se conoció la coronación de la virgen del Rocío, en esta enciclopedia se fusiló literalmente este libro de Ignacio de Cepeda.

El libro viene a contextualizar históricamente, porque en ese momento la iglesia está sufriendo unos cambios muy importantes, porque habíamos pasado de una iglesia que había tenido un papel privilegiado en la sociedad a una iglesia que pasa a tener un papel mas secundario para que nos entendamos y que empiece a competir con otros movimientos sociales y políticos como el socialismo, el comunismo, el anarquismo, …

La iglesia intenta utilizar en esta época la devoción a la Virgen María como un instrumento para pacificar a la sociedad del momento.

En 1953 Almonte pertenecía a las diócesis de Sevilla, en toda la diócesis de Sevilla se vive un periodo de eclosión Inmaculista. Porque en 1904 se cumplía el cincuentenario del dogma que había hecho el Papa en Roma reconociendo la Inmaculada Concepción de María.

En 1904 se coronaba en Sevilla la Virgen de los Reyes (la patrona de la ciudad de Sevilla), en 1909 la coronación de la Virgen de la Cabeza.

El rocío está viviendo un periodo decrecimiento durante el siglo XIX, desaparecieron las hermandades de Rota y del Puerto de Santamaría (que después se van a refundar en el siglo XX).

A principios del siglo XX el rocío vive un periodo de crecimiento, porque vemos que hay hermandades que estrenan la carreta, simpecado, insignias …

1913 se había fundado la hermandad de San Juan del Puerto, en 1915 la hermandad de Benacazón y en 1919 con motivo de la coronación se iba a fundar la hermandad de nuestra señora del Rocío de Rociana, es decir que el rocío está viviendo un periodo de crecimiento y  eclosión.

El 8 de septiembre de 1918 se había firmado en Roma el escrito por el que se autorizaba la coronación,  todo se hizo con mucha celeridad, la carta del cardenal llegó a Roma en julio de 1918 y el capítulo romano que tenía que autorizar la coronación se reunió el 11 de agosto y el 8 de septiembre estaba firmado el decreto autorizando la coronación de la Virgen del Rocío.

En escasamente dos meses se resolvió el expediente, llama la atención pero tiene explicación, tiene explicación porque entre las la jerarquía eclesiástica del momento había lazos de relación del cardenal Almaraz había coincidido en Madrid con el que era Papá, éste era el deán de la catedral de Madrid y ese era el secretario de la nunciatura apostólica que tenían amistad con el patrono del colegio español en Roma donde también ha actuado al cardenal Merry Delval, es decir que había unas relaciones personales estrechas entre los grandes protagonistas a nivel eclesiástico de la coronación de la Virgen del Rocío.

En esta coronación la Virgen cambia radicalmente su iconografía, en la en la romería de 1919  se le pusieron las rafagas de plata que el canónigo almonteño Tello había regalado en el siglo XVIII a la Virgen del Rocío.

Fue la primera corona de oro, que está reservada a las imágenes que son coronada canónicamente, nunca antes la Virgen ya había tenido una corona una corona de oro.

También la vestimenta de la Virgen sufrió cambios importantes. En el en el ajuar importante es la incorporación de esta paloma al manto de los Montes. Ese traje y ese manto lo habían regalado el último cuarto del siglo XIX, con motivo de la coronación se decidió incorporarle la paloma y no se hizo una alusión al Espíritu Santo,  se hizo en alusión a la Concepción Inmaculada de María.

Momentos de circunstancias que vivieron en aquella romería tan especial de 1919 pero además otro hecho importantísimo fue el cambio radical de la fachada de la antigua ermita. Ignacio de Cepeda dirigió estas obras entre el verano de 1918 y marzo de 1919 se incorporaron al gusto de la época ladrillos visto y la azulejería trianera y se compensaron las espadaña.

Los romeros que llegaron a esa romería se encontraron a una virgen vestida de una manera totalmente distinta como habían conocido, una ermita que había cambiado la fisonomía de sus fachadas radicalmente. 

Los cronistas de aquella romería , personas de la talla de Muñoz y Pabón de Ignacio de Cepeda se paran en su crónica a las 11 horas del día 8 de junio de 1919 dicen que no son capaces de describir con su pluma lo que vivieron y lo que sintieron en aquel momento cuando la virgen fue coronada canónicamente.

Fuente: Santiago Padilla Diaz de la Serna