En 1.607 se fecha el primer documento que nos habla de una venida de Ntra. Sra. del Rocío a Almonte. Cabe pensar que ésta no fue la primera vez. Los almonteños no tuvieron nunca una fecha fija para traer hasta su pueblo a la Virgen. Cuando las circunstancias así lo requerían la Virgen era traída siempre por motivos de epidemias, sequía o hambre, en rogativas, hasta la parroquia de Almonte, donde se le hacía un novenario de misas, después de unos días era llevada a su Ermita del Rocío.

translado-Virgen-del-Rocio-a-Almonte-antiguo

Se da la circunstancia que en 1.738 se trajo tres veces y que en otras ocasiones se llevaba larguísimos períodos sin venir de hasta quince o veinte años. Es a partir de 1.949 cuando se decide que venga cada siete años perdiéndose el sentido de rogativa pero considerándose un espacio de tiempo prudencial para que los habitantes de Almonte gozasen en la villa con la presencia de su Madre y Patrona. De esta manera la Virgen del Rocío es traída en una fecha fija cada siete años después del Rocío Chico para ser trasladada de nuevo a la aldea, antes de la Romería, permaneciendo en Almonte un período de nueve meses.

La distancia que separa Almonte del Rocío es tres leguas aproximadamente, por los dos caminos tradicionales: Taranjales y los Llanos, por donde históricamente ha discurrido los traslados a hombro de los almonteños.
Al despuntar el alba, la Virgen entra en su pueblo y con el primer rayo del día se descubre el rostro que siempre trae velado desde su salida de la aldea. Una vez realizado este emotivo acto en el lugar conocido como el Chaparral, se inicia una procesión hasta la parroquia por las calles de Almonte, bellamente adornadas con arcos y flores. Durante todo ese tiempo de permanencia en la Villa almonteña no cesarán los cultos. Allí tienen lugar las peregrinaciones de las hermandades filiales, para culminar con una novena de misas y la procesión principal en la que, por un itinerario tradicional, la Virgen del Rocío recorre las calles del pueblo profusamente engalanadas, siendo un verdadero alarde de arquitectura efímera digna de admirar.
A la semana siguiente la Virgen es trasladada de nuevo a la Ermita del Rocío, llegando a la aldea al atardecer, descubriéndosele de nuevo su rostro y entre aclamaciones y tiros de escopetas se dirige al Santuario, bien entrada ya la noche.

translado-Virgen-del-Rocío-a-Almonte

Frecuencia de las venidas por siglos

SIGLONÚMERO DE VECES
XVII11
XVIII16
XIX6
XX12
XXI3
TOTALES48

Frecuencia de las venidas según los motivos

Hasta ahora la primera venida documentada que podemos constatar se fecha en 1607 como consecuencia de una fuerte Sequía, pero es posible que la Virgen hubiera sido trasladada a Almonte en anteriores ocasiones. Motivos no faltaron: epidemias en 1580, las de finales de siglo o bien la fuerte sequía de 1605.

El hecho de que no poseamos documentación alguna al respecto, es porque las actas capitulares, aunque se conservan desde el último cuarto del siglo AVI, están incompletas, pero también porque no era competencia del cabildo tomar decisiones al respecto, ya que aún no era patrono de la Capellanía que en 1587 fundara Baltasar Tercero en la Ermita del Rocío.

Este patronazgo no se ejerce como tal hasta muy finales de la centuria ya que transcurrió un periodo de casi diez años en pleitear los dineros con la Casa de Contratación de Sevilla, amén de ponerlos en renta. Será a partir de entonces cuando el Concejo adquiera verdadero protagonismo en los designios de la Ermita del Rocío.

Por otra parte al desaparecer el archivo parroquial en la reciente guerra civil, las fuentes de investigación quedaron mermadas. De cualquier forma, hablar de venidas de la Virgen anteriores a 1607 es hoy por hoy especular en hipótesis, no por ellas probables. El siglo XVII en Almonte está lleno de contenido religioso.

Virgen-del-Rocio-de-pastora

Existen dos importantes conventos uno de frailes mínimos que bajo la advocación de Ntra. Sra. de la Victoria» se había fundado en 1574 por Don Pedro de Gauna, alcanzando su mayor esplendor en el siglo XVII, momento en el que se le edifica una iglesia de mayor amplitud. El otro era de monjas dominicas fundado por D. Juan Ruiz Prieto en 1610 y su mujer Doña Águeda Bejarano con el título de Ntra. Sra. de la Encarnación”. En este convento y en su retablo mayor” estuvo colocada, al menos en dos ocasiones la imagen.

Virgen del Rocío cada 7 años

Con la expresión Venida de la Virgen se define el conjunto de preparativos, ritos y celebraciones que se desarrollan a lo largo de nueve meses principalmente en el núcleo urbano de Almonte y que se compone de distintos hitos festivos diferenciados por sus nombres: los traslados de venida e ida y la función. 2

Los traslados de ida y de venida se refieren expresamente a los acontecimientos vinculados con los desplazamientos de la Virgen entre El Rocío y Almonte que suponen el eje central de la fiesta. En estos viajes la Virgen, vestida de pastora y completamente cubierta se trae a hombros a lo largo de los quince kilómetros que separan la aldea de la población. El traslado de venida, de noche en agosto, genera una atmósfera de cierto recogimiento, misteriosa y un tanto fantasmagórica; mientras que el traslado de ida, en mayo y de día, ofrece una imagen y un tránsito más festivo, cercano y distendido, combinado con momentos duros por el calor y la aridez de las arenas. 2

Virgen del Rocío pastora
Fotografía de Jose Antonio Rodriguez

La Función se refiere a la celebración de los ritos en la iglesia parroquial y la procesión de la Virgen de reina por distintas calles de Almonte, apenas unos días antes de volver a su santuario en El Rocío. Éste es quizás el día más significado para la población local y tiene una particular expresión artística en las arquitecturas efímeras de madera y papel que adornan las calles por las que la Virgen transitará en sus distintos recorridos. 2

En abril de 1653 volvía a producirse una nueva traslación de la Virgen hasta el pueblo de Almonte, por las grandes necesidades que se estaba padeciendo ante la falta de agua (FLORES CALA, 2005, 23-24).La escasez de lluvia fue mitigada por la rogativa e imploración a Nuestra Señora de Las Rocinas, al igual que los años de 1649 y 1650 (INFANTE GALÁN, 1971, 71-73), donde la Virgen intercedió ante una epidemia de peste acaecida en la población de Almonte, librándose asombrosamente. 6

Virgen del Rocío de vestida de Pastora en 1913 traje que suele utilizarse para sus traslados a Almonte.
Virgen del Rocío de vestida de Pastora en 1913 traje que suele utilizarse para sus traslados a Almonte.

Se tiene constancia documental de las venidas de la Virgen desde el inicio del siglo XVII, aunque los motivos para traerla, la duración de la estancia y la formalización de los ritos han idos variando a lo largo del tiempo. En el siglo XVIII la Virgen vino en trece ocasiones siendo las epidemias, la sequía y la destrucción de la ermita por el terremoto de Lisboa las causas fundamentales. En el XIX viene seis veces y en el siglo XX vino, al menos trece veces y fue en la venida del 1956, cuando se establece la periodicidad actual de su celebración cada siete años. En el año 2005 se ha realizado la primera venida de este siglo. Esta fiesta ha sido desde sus inicios y continúa siendo, responsabilidad de todo el pueblo: el ayuntamiento, la Hermandad Matriz, la parroquia y los vecinos. Las mujeres de Almonte, cobran un protagonismo especial pues tienen una gran responsabilidad añadida a sus preparativos familiares. Su protagonismo público se manifiesta tanto en el arreglo de las calles como en los traslados pues, un grupo de ellas son las encargadas de acompañar andando a la Virgen y al Niño, portando sus enseres y algunos de sus atributos. 2

En sus venidas a Almonte o en algunas celebraciones muy concretas, la Virgen y el Niño se visten de pastora y pastorcito, un atavío que le genera una segunda identidad más local e íntima. 2

PORQUE SE LLEVA LA VIRGEN DEL ROCIO A ALMONTE

Así, el pueblo ha acudido e implorado la ayuda divina en multitud de ocasiones, poniendo como mediadora a la Virgen del Rocío. Para ello, la población incluso la acercaba a sí misma, y trasladaba la imagen sagrada desde el santuario del bosque de Las Rocinas hasta el templo parroquial de la villa, algo que fue uniendo los lazos entre lo divino y lo humano. 1

Virgen del Rocío oculta
Fotografía de Jose Antonio Rodriguez

CUANDO SE TRANSLADA LA VIRGEN DEL ROCIO

Virgen del Rocío de pastora
Fotografía de Jose Antonio Rodriguez

La estancia en Almonte ahora se ciñe a nueve meses, y los traslados se hacen cada siete años, pero todo esto surgió por puras necesidades de la población, como la falta de lluvias, y por consiguiente de alimento, epidemias, etc., trayéndose a la Virgen hasta Almonte, donde permanecía sólo el tiempo de celebración de actos litúrgicos (misas cantadas, novenarios, etc.). Antes los traslados de la Virgen se realizaban sin fecha concreta, en la actualidad se hacen más organizadamente cada siete años.1

Venidas en el siglo XVII

Durante el siglo XVII se realizaron venidas durante los años 1607 1617 1636 1638 1649 1653 1676 1677 1678 1682 1694. Todos los años con el motivo de la sequía salvo en 1649 que fue por epidemia.

En este siglo fué nombrada Ntra. Sra. del Rocío como Patrona de Almonte en 1653 que trajo consecuencias importantes en el devenir de la devoción rociera y sobre todo en el protagonismo y la responsabilidad de Almonte en lo que al Rocío se refiere.

La sociedad almonteña de la época se circunscribe a la crisis general que durante el XVII atraviesa todo el reino de Castilla amén de las connotaciones específicas de una población.

Venidas en el siglo XVIII

A lo largo del siglo XVIII las venidas de la Virgen del Rocío a Almonte 16 veces. Estos traslados del XVIII tienen unas connotaciones muy a tener en cuenta: en primer lugar el sentido laico de las decisiones pero siempre comunicándosele a la Iglesia, pues es en la parroquia donde la Virgen ha de permanecer y donde se le rendirán los cultos. El número de clérigos por aquel entonces se censan en unos quince entre capellanes, párrocos y beneficiados sin contar con el clero regular.

En esta etapa no se cuenta con la hermandad, de lo que se deduce el escaso papel que tenía entonces en lo concerniente en las tomas de decisiones referidas a la ermita de Santa María de las Rocinas y es lógico que así fuera, ya que en ese momento la capellanía fundada por Baltasar Tercero gozaba de un importante auge económico-religioso, cuyo patronazgo lo ostentaba el Concejo de Justicia y Regimiento de la villa, es decir, el Ayuntamiento.

dibujo-Virgen-del-Rocio-de-pastora

En las primeras venidas del siglo XVIII no se tiene tampoco en cuenta al pueblo, será en 1730 cuando por vez primera se mencione, sólo como base y apoyo de la decisión del cabildo. Era también ésta, una forma de atender las muchas necesidades de una población sumida en la pobreza.

Probablemente se gozase de una época de mayor prosperidad económica en la población, más trabajo y por tanto mayor bienestar lo que hace que se recurra menos a solicitar el favor divino. De hecho podemos hablar de un auge maderero, se plantan de pinar grandes dehesas, se instalan fábricas de jabón, un molino de viento en el Chaparral” y varios molinos de aceite a la vez que se constatan varios tejares para hacer ladrillos y tejas. Se autoriza pastar en los baldíos y marismas a los ganados, prohibiéndose a la vez la entrada expresa a forasteros. Este moderado auge económico, se hace sentir en la propia ermita del Rocío, donde se efectúan importantes reformas, se compran retablos y se enriquece el patrimonio adquiriéndose nuevos vestidos bordados para la Virgen, así como cuantiosos objetos sacros para los cultos.

Venidas en el siglo XIX

Venida de 1809 Texto que recoge el acta del voto conocido no el Rocío Chico, donde se alude al traslado de 1809 ante la crítica situación de España por la invasión francesa. «En cuyo miserable estado, y careciendo de fuerzas humanas, en general y en particular, el Martano y Católico Pueblo Español ocurrió a las divinas, impetrando en tanta necesidad y aflicción el auxilio del Todo Poderoso, y especialmente el pueblo de Almonte, no atreviéndose por sí mismo por carecer de méritos rogar al Señor de los Exércitos por la prosperidad de la Nación, se arrojó a los pies de la Reina de los Angeles María Santísima Nuestra Madre y Señora del Rocío.
PASO EN DEVOTA PROCESIÓN de Penitencia a su Ermita, de donde en hombros de la fe, con admiración de la Península, la trasladó a esta única Iglesia Parroquial el día 11 de enero de 1809. Desde el cual principiaron las rogativas públicas y secretas, cantando todas las noches infaliblemente la Salve con asistencia de todo el clero, iluminación de la Parroquia y concurso del más devoto de los Pueblos Marianos, por cuyas súplicas, y lo que es más por el conocido y decidido empeño de la Reina de los Angeles María Santísima en favorecer a sus devotos, se ha conseguido la existencia de este pueblo»

Venida de 1851 Se acuerda traer a la Virgen el 7 de Diciembre de 1851 por la falta de agua y dice el documento: «Siendo muy probable que tal vez llueva en los primeros dí- as de esta semana, se suspenda la traída hasta el jueves, y si no sucediere desde luego se prepare lo necesario para que tenga efecto el Domingo próximo venidero». Se acordó que la Virgen viniese el 8 de Febrero y que se trasladase el 15 del mismo mes a su ermita, lo que el pueblo no acepta y el párroco escribe una carta al ayuntamiento para que revoque su parte del acuerdo.

Venida de 1855 Sólo se habla del Traslado a su ermita: «Que en atención a aproximarse el día en que N. Madre y Sra. del Rocío debía trasladarse a su Hermita, para la función que anualmente se la hace en el Rocío, y no siendo Justo que di- e liese de este pueblo, sin que se le manifestare un verdadero agradecimiento, por haber librado del cólera morbo asiático, que alarmantemente a afligido a varios pueblos limítrofes…»

Venida de 1859 : Se toma el acuerdo por parte del Sr. Alcalde D. Manuel Moreno que ante la súplica de algunos devotos: | «Que permita la venida dicha efigie de N.* S.“ del Rocío a la población… por la aflicción general que causa la falta de lluvias para implorarle de cerca el remedio de tan grave mal”.

Venida de 1887 «Se acordó por unanimidad que la comisión respectiva, presidida por el 2.” T’nte. de Alcalde D. José Medina Millán, se encargue de la dirección, traída y llevada de la Virgen del Rocío, así como de la dirección de las funciones, fuegos artificiales y demás necesarios para la función que en acción de gracias tiene ofrecida esta Corporación a la mencionada Patrona, por haber- nos librado del terrible azote de la epidemia colérica y como compensación a la Romería que se celebra en el Santuario de su nombre, el día 19 de agosto de cada año..»” Acta del 9 de Abril

Venida de 1890 «Manifestó el Sr. Presidente que habiendo que hacer gastos Por este Municipio para el pago de los fuegos artificiales y otros sastos que pueden originarse en la función de Ntra. Sra. la Virgen del Rocío y su traslación a la Aldea que lleva su nombre, “e acordó por unanimidad que los indicados gastos se paguen con cargo a lo consignado en el capítulo de imprevistos…»
En esta ocasión no se especifica la causa, este documento es la única referencia de dicho traslado.

Venidas en el siglo XX

Venida de 1915 Nos habla de la venida de 1915 con motivo de la restauración de la Ermita gracias al impulso del entonces parroco de Almonte D. Juan L.Cózar y Lázaro”. El traslado tuvo lugar un 9 de enero regresando a la aldea el día de la Ascensi0n del Señor. Permaneció en la Parroquia cinco meses. Hay muchos datos al respecto de los cuales destacaremos que con un tiempo infernal de abundantes y coplosas lluvias se realizó dicho traslado.

Venida de 1919. El motivo del traslado fue la restauración del camarín, cuatro años después. El 9 de Noviembre en sesión extraordinaria y como único punto del orden del día se acordó por unanimidad que fuera traída el 14 de ese mismo mes.

Virgen del Rocío de pastora
Fotografía de Jose Antonio Rodriguez

Venida de 1926. En 1926 es la primera vez que se trae sin motivos aparente. Tampoco se tiene certeza de la fecha concreta pero parece ser que fue antes del Rocío Chico. Con posterioridad al traslado ya en un acta del 10 de Febrero de 1927, en sesión ordinaria: «Se acordó conceder a la comisión que fué nombrada para la traida y estancia de la Virgen del Rocío (y llevada) y como ayuda para los gastos hechos, así como para cooperar a la adquisición de un nuevo manto, un donativo de 1850 pesetas.»

Venida de 1932 La venida de 1932 estuvo cargada de mucha tensión política pues tras el acuerdo de retirar el cuadro de la Virgen y del Sagrado Corazón de Jesús del Ayuntamiento, hecho este que se llevó a efecto el 28 de Febrero de ese mismo año, desencadenando una protesta unánime en la población, provocándose como consecuencia la motivación de esa venida en señal de desagravio. No me voy a referir a los sucesos ocurridos, que están vivos aún, en muchos almonteños y que con detalle puede analizarse en las hemerotecas de la época. Se tomó el siguiente acuerdo: “que se nombre una Junta de Festejo, que independientemente de la Junta Directiva intervenga durante la estancia de la Santísima Virgen, con el fin de dar mayor esplendor a cuantos cultos se celebren”. Tanto las actas del Ayuntamiento como las de la Hermandad no nos dan noticias de lo acaecido. En otra sesión del 4 de Abril, se elige hermano mayor y se acuerda realizar algunas obras en el Santuario que ofrezcan mayor seguridad a la Imagen “dada las circunstancias que atravesamos”.

Venida 1939 Habrán transcurrido 6 meses desde que finalizara la guerra civil y siete años desde la última venida.

Virgen del Rocío de pastora
Fotografía de Jose Antonio Rodriguez

Venida 1939 Habrán transcurrido 6 meses desde que finalizara la guerra civil y siete años desde la última venida. Se nombra una nueva Junta Directiva formada por Don Antonio Acevedo, Ángel Escolar, Antonio Gordillo, Angel Núñez… Con la Virgen en Almonte se realiza una novena por los caldos en la Guerra.

Venida de 1949 Se nombró una comisión para tratar de la venida de la Virgen formada por tres miembros de la Hermandad Matriz y tres del Ayuntamiento y el Cura Párroco denominándose en el acta “comisión Cívico Religiosa de Cultos y festejos en honor a la Celestial Señora.” E] 24 de Agosto en acta la Hermandad nos relata algunos detalles del traslado en donde se pone de manifiesto la alegría de la Junta “por el entusiasmo, orden y fe demostrado por todo el pueblo y fieles forasteros con motivo del traslado procesional de la Santísima Virgen del Rocío desde su histórico Santuario ! con motivo de haberse bendecido e inaugurado el Templo | Parroquial, no habiendo reparado en gastos el vecindario para engalanar artísticamente el itinerario”.

Venida de 1956 Un grupo de hermanos habían solicitado una Junta gene- ral extraordinaria al efecto de traer la Virgen a Almonte donde se argumentaban una serie de motivos entre los cuales se destacaban: para que la Virgen estrenará el nuevo manto” en el pueblo, para que el Sr. Obispo de la recién creada diócesis de Huelva conociera el traslado, porque ya hacía siete años que no venía, para que el párroco, muy anciano, ya la viera por última vez y por último el que parece mas sensato: porque era deseo del pueblo.” Acordóse, por unanimidad que la traída tuviese lugar el 20 de Agosto, una vez terminado el Rocío Chico, solicitándose el oportuno permiso para esta traída.

Virgen del Rocío con paloma
Fotografía de Jose Antonio Rodriguez

1963. Derribo de la Ermita La venida de 1963 está marcada por un hecho histórico trascendental en la reciente historia rociera, el derribo de la anterior ermita para edificar el actual Santuario, los prolegómenos y circunstancias que decidieron tal empresa, están publicados recientemente a modo de memoria por el que fuera presidente de la Hermandad Matriz a la sazón D. Antonio Millán Pérez de ello sólo queremos hacer aquí referencia por ser este el motivo del traslado. El 26 de Noviembre de 1962 se acuerda en junta ordinaria que “la fecha para el traslado de la Stma. Virgen desde su santuario al Templo Parroquial fuera la noche del 15 de Junio de 1963 para que a la salida del sol del domingo día 16, haga su entrada triunfal en Almonte, dando comienzo inmediatamente las obras del nuevo Santuario”. La Virgen permaneció en Almonte hasta el 7 de Mayo del 64, día de la Ascensión. Salió de la Parroquia a la una de la noche, llegando a la aldea a las 4 de la tarde, entrando por vez primera en la Capilla Provisional.”

Traslado de la Virgen del Rocío a Almonte 2019-2020

Salida de Nuestra Señora del Rocío hacia su pueblo de Almonte.
Salida de Nuestra Señora del Rocío hacia su pueblo de Almonte.
Llegada de Nuestra Señora del Rocío al Chaparral en Almonte.
Llegada de Nuestra Señora del Rocío a la Iglesia de la Asunción de Almonte.

Traje de Pastora de la Virgen del Rocío 2019 

Traslado de la Virgen del Rocío a Almonte 2012-2013

Traslado de la Virgen del Rocío a Almonte 2012-2013

Vídeo gracias a Javi el almonteño

Traslado de la Virgen del Rocío a Almonte 2005-2006

Venida Virgen del Rocío a Almonte 1991-1992

Venida Virgen del Rocío a Almonte 1984-1985

Resumen

A través de estos traslados se van jalonando importantes acontecimientos en la villa que quedan reflejados en las actas y en las tomas de acuerdos. Se detecta la evolución estamentaria de la sociedad almonteña, el panorama agroganadero, incluso las desavenencias con el régimen de la Casa Ducal y la evolución demográfica. En definitiva el acuerdo de cada traslado de la Virgen a la villa de Almonte, lleva implícito una serie de aspectos sociales, religiosos y políticos a través de los cuales podemos reconstruir con fidelidad los rasgos fundamentales de nuestro pasado histórico. Esta costumbre de traer a la Virgen a Almonte, es tan antigua como la existencia de la propia imagen, ya en la leyenda que recoge las reglas de la Hermandad Matriz dice que el cazador se llevó a la Virgen a la villa de Almonte distante tres leguas de aquel sitio. Se habla pues, de trasladar a la Imagen, de llevarla al pueblo al que pertenece. De cualquier forma los traslados de la Virgen del Rocío a la villa de Almonte, son una de

Fuentes:
Manuel Angel López T.